Artículo en la revista “ParticipA”

Vine, vi, ¡huí!

Veni, vidi, vici

(Julio César)

Veni, vidi, fugi

(alcalde que visita Armunia)

       En Armunia siempre se ha tratado bien a las autoridades municipales. No ha habido festejo al que no se les haya invitado: paelladas, magostos, chorizadas, galas teatrales y musicales, filandones, fiestas patronales. A todas han acudido, y se les ha agasajado. Nada les hubiera costado mirar a su alrededor: calles sin aceras, y donde las hay, resquebrajadas; jardines y canchas deportivas descuidados; y aliviar esta calamidad de urbanismo. Pero, con tanto trajín y algarabía, hay que comprender su aturdimiento

Hay ocasiones en que acuden motu proprio, o sea, cuando ellos quieren. Estas visitas suelen ser breves: vienen, ven y ¡huyen!, tal vez algo contrariados por tanto quejica. Eso sí, siempre hay alguien próximo al alcalde que toma notas, muchas notas, ¡y a bolígrafo, esa antigualla! Me malicio que, en algún asunto complejo, el escribano anotará la fecha prevista para su resolución: sine die, que viene a ser, nunca.

Sin embargo, justo es decirlo, hay alcaldes que vienen a Armunia a recorrer sus calles; suelen acompañarse de varios concejales, que pronto son rodeados de representantes de las asociaciones del barrio, que los aturullan con sus peticiones. En la última de estas visitas, actuó como organizadora, Marta Mejías, concejal de participación ciudadana. El alcalde, Antonio Silván, atendía paciente al pedáneo, si bien con expresión de estar pensando: sí, sí, tú habla, que para el caso que te voy a hacer…”

En el paseo, el concejal para las pedanías, José María López Benito, se enzarzaba en una discusión con Suso, presidente de Armunia Viva:

– ¡que no, que es imposible, técnicamente imposible!, argumentaba el concejal.

– pero, hombre, si solo le estoy pidiendo 100 metros de acera, insistía Suso.

      Al llegar la comitiva a un jardín, y ante una queja de un vecino, el alcalde clamó: “¡a ver, la de jardines!, por Ana Franco, concejala de urbanismo y medioambiente, dejando claro que él solo venía de visita.

Mientras tanto, algunos atendíamos las explicaciones del pedáneo, quien nos informaba de lo que allí se iba a instalar:

– no sé qué juegos, bio…algo, videoconsolas.., dudaba el hombre, buscando la palabra exacta.

– será un parque biosaludable, le ayudamos los presentes

– eso, asintió

      Errare humanum est, vamos, que cualquiera puede meter la pata.

Y así acabó el recorrido, entre jardines con la hierba mustia y algún banco roto, una calle olvidada en el anterior plan de asfaltado y los biosaludables: nada que Ana Franco, “la de jardines”, no trajera ya pensado, y sea capaz de solucionar ipso facto, o sea, en un periquete.

Un poco alejados, aún seguían hablando Suso y José María López Benito:

– ¡imposible, imposible!, se oía decir al concejal, entre aspavientos.

paso-de-cebra-guzman-el-bueno

 Tramo sin aceras de la calle Guzmán el Bueno

Anuncios

Acerca de UPyD - Junta Vecinal de Armunia (León)

Vocal de Unión Progreso y Democracia en la Junta Vecinal de Armunia
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s